La Inteligencia Emocional: cimiento de las competencias del liderazgo de éxito, en el presente y en el futuro

La Inteligencia Emocional es la base sobre la que se asientan las competencias del liderazgo de éxito, para el presente y para el futuro. Las «soft skills» se han transformado en las nuevas «hard skills». La adaptación al cambio que supone la nueva era digital depende en gran medida de ellas.

El presente y el futuro laboral están determinados ya, en gran medida, por la inteligencia artificial, la robótica, y las llamadas tecnologías “autónomas”. No tiene sentido entrar en el debate de valorar lo que está ocurriendo, da igual si nos parece bien o mal, lo cierto es que este proceso es irreversible y afectará a nuestro mundo de tal forma que, en unos años, poco quedará del mundo laboral que algunos hemos conocido.

La frase de Ned Stark en Juego de Tronos (Winter is coming…) simboliza perfectamente el nuevo escenario. El camino predecible de certezas que hasta hace poco se había recorrido ha llegado al final, y la única afirmación segura que puede realizarse sobe el futuro laboral es la certeza de que la incertidumbre reinará en los próximos años. Pero la incertidumbre es molesta para el ser humano, y el vacío de control se llena con miedos. Es innegable, por tanto, que el futuro sugiere a muchos más miedo que esperanza.

Aunque algunos creen y calculan que se crearán más puestos de trabajo de los que se destruirán, el problema social que puede avecinarse es de tal magnitud que el temor a la exclusión de esta evolución de un amplio sector de la población es algo real y palpable en muchos ámbitos. Surge así la necesidad de un proceso de reflexión colectiva e inclusiva, a partir del cual se establezcan las bases sobre las que se fundamentará la nueva sociedad. Será necesaria la reflexión ética y social para decidir cuál es el papel que la tecnología debe tener en la sociedad o, más bien, cuál es el papel que queremos que el ser humano tenga en ella.

Una adecuada gestión del cambio es ineludible para la adaptación

El primer requisito de la adaptación es entender y aceptar que la vida es cambio. Pero ahora el cambio es una circunstancia que va a persistir de forma impredecible y a una velocidad vertiginosa. No hay precedentes de un cambio igual. El trabajador del futuro va a experimentar diversas transformaciones a lo largo de su vida laboral, por tanto, deberá ser un individuo líquido, flexible y osmótico (tal y como establece Luis Mateos Keim).

La adaptación y gestión de un cambio rápido requerirá de agilidad y creatividad. La agilidad requiere de habilidades de escucha y captación de la información que puedan aportar los demás (cualquier perspectiva es de interés), lo cual a su vez requiere de la suficiente humildad para reconocer que la era digital se asentará sobre valores colectivos, no sobre valores individualistasSe asentará y evolucionará a partir de una red de individuos poliédricos y diversos donde todos pueden aportar su experiencia y esencia. Así debe ser.

La innovación incesante será consecuencia de esta red, y son los líderes de esta nueva era digital los que abrazarán e impulsarán esta transformación, de hecho ya hay muchos haciéndolo. Ellos ya inspiran y promueven la innovación y el cambio; atraen y conservan el talento, y son capaces de empezar a ver a la competencia como posibles colaboradores. Son sus acciones, su conducta ágil y decidida, la clave que promueve el desarrollo, la transformación y la adaptación de la organización, pues son los modelos a partir de los cuales se crea cultura organizacional.

La Inteligencia Emocional es la base de la nueva era digital

Las características descritas no son sino competencias de la Inteligencia Emocional, y elementos indispensables para que las organizaciones no sean desplazadas de los primeros puestos en el mercado en los próximos años, o puedan alcanzar el lugar que desean en él. El nuevo líder necesita de una superdotación en el ámbito de la gestión emocional y social, sin ella será difícil la supervivencia, la adaptación y el progreso.

Estas habilidades deben ser adiestradas de forma experiencial; no son conocimientos teóricos que puedan adquirirse a través de clases magistrales, libros, o cualquier otro método tradicional. La construcción del edificio que supone el desarrollo de la IE debe estar cimentado en la práctica auto-consciente y el entendimiento de quienes somos, tanto en cuanto a la especie a la que pertenecemos, como en cuanto al momento de la evolución en el que estamos.

Nuestra transición de Homo Sapiens a Homo Connectus (utilizando el concepto de Sheldon Renan y la ciber-antropóloga Amber Case) se está produciendo en estos momentos. No obstante, aunque nos consideremos ya Homo Conectus, nuestro cerebro siegue presionándonos con sus trampas y deseos cortoplacistas, por lo que su conocimiento y comprensión seguirá siendo imprescindible en las próximas décadas (y siglos).

Las soft skills se han vuelto las nuevas hard skills.

El papel actual de las empresas debe ser el de liderar la transformación personal de sus empleados en personas más inteligentes emocionalmente para así atender los retos de la transformación digital. Pero cualquier cambio social empieza por el cambio individual, y no es posible enseñar lo que no se practica, ni inspirar un cambio en el que uno no cree profundamente. Las organizaciones requieren líderes que no pretendan tenerlo todo bajo su control, que promuevan un ambiente motivador, no amenazante, que consideren cualquier situación (éxito o fracaso) una experiencia valiosa de aprendizaje. El desafío ya ha comenzadoLas soft skills se han vuelto las nuevas hard skills.

Para finalizar quiero dar las gracias a los CEOs y Directores de RHH, así como otros directivos, que me aportaron su experiencia, perspectiva y valioso tiempo para la elaboración de este artículo: Beatriz Crespo (Fundadora y CEO de Freedom & Flow Company), Alvaro Fernández (CEO de Healthy Gaming), Sonia Martínez (Fundadora de Flexible Places), Alberto Alonso de la Fuente (Head of Expansion en Impact Hub Madrid para Lisboa y Barcelona), Maryna Danylyuk (CEO en VeraTech for Health), Jordi A. Sintes (Co-founder & Head of Technology en INSIDEERS), Victor Reyes (CEO en Boycor), Beatriz Fuentes (General Manager para España y Portugal en Sebia), Juan Carlos Sante (Director General de Pharmex Advanced Laboratories), Enrique Grande (Jefe de Oncología en MD Anderson Madrid Cancer Center), José Suárez (CEO en Axialent), Carlos Gorostizaga (General Manager – Group COO), José Luis García (Co-founder & Head of Airworthiness at AirworthyNext), Pedro Mayenco (Director General de Publicidad en Hearst Magazines), Ignacio Muguiro (Director. Head of Madrid Office at Morillas Brand Design), Oriol Juve (Cluster General Manager at Derby Hotels Collection), Ignacio Romo (Director General para Iberia, Atos Medical).

Marta Isabel Díaz

Comments (3)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo Marta Diaz
  +34 915 75 54 21
  +34 629 954 432
  info@martadiazpsicologia.com
  Calle Acalá 96, 4ª izda  |  Madrid

Síguenos


Método de pago:  PayPal  PayPal